En muchas ocasiones, el dropshipping hace presentes sus claras limitaciones de cara a los particulares. Tiene muchas ventajas, pero limita mucho al particular y hace que los mayoristas tengan más control en la negociación. Es aquí, donde se plantea qué variante es mejor.

Vayamos directos al grano: en mi opinión, no hay nada más libre y autónomo que gestionar el stock de tus productos sin tener que mediar con nadie. Con esto, hay que tener en cuenta las dificultades que acarrea gestionar tu propio stock, una tarea densa que tienes que hacer con muchas ganas.

Si disponemos del stock, podremos reaccionar mejor y personalizar los pedidos de los clientes. No obstante, hay que tener presente qué demanda tiene la empresa, la respuesta a esa pregunta determinará si debes seguir con tu proveedor dropshipping o si debes gestionar tu stock personalmente.

Normalmente, en el negocio del dropshipping suelen haber demasiadas partes que dificultan el proceso, lo que se traduce en mayor posibilidad de problemas. Está claro, que si un negocio pasa por muchas personas va a tener más problemas que un negocio regentado por pocas.

No es un consejo sólido, el dropshipping puede funcionar perfectamente si encuentras a la gente idónea. Sólo debes replantearte la posibilidad de gestionar tu propio stock si experimentas fallos o errores que lastiman tu empresa en un negocio dropshipping.

Cuidado, gestionar tu propio stock es bastante caro. Necesitas un almacén donde guardar tus productos, necesitas una logística, algo que no precisaba el dropshipping, necesitas empleados, instalaciones, etc. Tiene muchas ventajas, pero también muchos quebraderos de cabeza por el medio.

¿Qué es mejor? Pues lo que más se ajuste a tu negocio y lo que mejor te funcione. Cada negocio tiene etapas, quizás en una etapa tu tienda necesite una gestión del stock más meticulosa, y en otra tener un proveedor que haga todo el trabajo. Ninguna es peor que la otra.

La conclusión es sencilla: ve al tempo de tu negocio, no te obsesiones y toma las decisiones oportunas en los momentos más decisivos. Lo más complicado del proceso es asimilar la situación y dar un paso adelante, ya que si quieres gestionar tu propio stock debes invertir más dinero de lo que habías invertido hasta ahora.

A partir de ahora, tendrás un plan B por si tu negocio dropshipping no funciona como esperabas.

Encuentra aquí algunos de los artículos mas populares: